miércoles, 11 de abril de 2012

Comenzaron a declarar testigos en el juicio por delitos de lesa humanidad en Misiones

 El cuarto juicio por delitos de lesa humanidad en Misiones se reinició en la mañana de este martes con la declaración de 8 de los 120 testigos previstos para que testifiquen en este proceso en el cual son juzgados ex miembros de la policía provincial.

Tras un paréntesis de 20 días dispuestos por el Tribunal Federal, definió que en cada jornada de debate comparecerán 8 de los 120 testigos citados a declarar por ambas partes, y que 6 de ellos lo harán durante la jornada matinal y los dos restantes lo harán por la tarde, repitiéndose la misma modalidad en la jornada del miércoles, explicó una fuente judicial.

El juicio se inició el 21 de marzo y en el banquillo están Carlos Omar Herrero, Felipe Nicolás Giménez, Guillermo Roque Mendoza, Julio Argentino Amarilla y Carlos Alberto Pombo, todos integrantes de la cúpula de la policía de Misiones durante la dictadura militar.

El tribunal está compuesto por los jueces subrogantes Rubén Quiñonez, Eduardo Ariel Belforte, de la Justicia federal de Formosa, y Norberto Rubén Giménez, de Resistencia, ya que los magistrados misioneros fueron recusados.

A Herrero se lo juzga por 42 hechos al igual que a Giménez, en tanto Mendoza es indagado por tres hechos, Amarilla por 41 y Pombo por diez, en la causa por la presunta comisión de crímenes de lesa humanidad cometidos en el Departamento de Informaciones, el destacamento policial conocido como Casita de Mártires y la Casita del Rowing, todos centros clandestinos de detención dependientes de la Policía de Misiones.

Como parte querellante, además de las víctimas, está el Estado misionero, a través de la secretaría de Derechos Humanos del ministerio de Derechos Humanos, con Amelia Báez como representante.

En tanto los abogados querellantes por el Estado misionero son Juan Bautista Martínez y Orlando Prestes –por la Municipalidad de Posadas-, mientras que Héctor Rafael Pereyra Pigerl representa a la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación.

Por su parte el abogado Marcelo Fernando Cantelli representa a la víctima Eladio Benítez y Carlos Tomás Andino hará lo propio por Juan Marcelo Quirelli.

Ayer declararon Graciela y Teresa Franzen; Nilda Friedl, Ricardo Ortellado, Augusto Speratti, Mario Gómez. Por la tarde lo hicieron Aníbal Velázquez y Florentín Lencina (todas víctimas de vejámenes cometidos en la última  dictadura y que ya expusieron en los anteriores juicios).

Ortellado relató que cuando fue detenido en 1976, tenía 17 años. “Me esposaron, me vendaron los ojos y me iban pisando dentro del vehículo, el cual dio varias vueltas para despistarme. Todo el tiempo me preguntaban por Ricardo Escobar. Con ese dato insistían.

Llegaron hasta un lugar, abrieron el portón, aparentemente en la casita del ex club Rowing. Me tiraron en una habitación. Estuve así unos días, sabía la hora era porque sonaba todo el tiempo una radio.

Cuando pedía agua me lo negaban y me decían “Te va a hacer mal con la picana”. Me torturaron. Me llevaron al Penal de Candelaria y al departamento de Información.

Otro de los relatos más dramáticos fue el de Augusto Speratti, quien sufrió terribles torturas durante su detención. “El 26 de octubre de 1976, llegaron hasta mi casa ubicada en la chacra 157 de Posadas, un grupo de civiles armados hasta los dientes aproximadamente a las 5 de la mañana. Yo convivía con mi señora y mi beba de 7 meses. Me esposaron, me vendaron los ojos y me llevaron hasta el departamento de información, ubicado en Santiago del Estero y Buenos Aires. A las horas me comenzaron a picanear, yo estaba todo atado. Y gritaba del dolor porque encima me picaneaban hasta los testículos. Cuánto sufrimiento había en la Jefatura. Después me di cuenta por qué todos los días ensayaba en ese lugar la banda de música de la policía. Claro, así no se escuchaban los gritos de los compañeros que eran torturados. No nos querían dar agua, parecíamos bolsa de práctica para boxeo porque nos pegaban todo el tiempo y además de todo lo peor, porque yo ya no sentía mis manos y piernas por estar colgado a veces, nos quemaban el pelo”, contó.

Por la tarde declararon Aníbal Velázquez y Cecilia Franzen, dos conocidos militantes por los derechos humanos.

Velázquez recordó que fue detenido en su casa el 20 de octubre de 1976. Fue llevado en principio a la Policía Federal, luego a la Jefatura de la Policía de Misiones, en ambos casos estuvo entre 10 y 12 días, siendo cruelmente torturado en ese periodo.

 “Las primeras 72 horas eran terroríficas mientras nos indagaban. A mi me sacaron un diente con una tenaza y una uña”.

Posteriormente fue trasladado a la cárcel federal de Candelaria y a centros clandestinos de Resistencia, La Plata y Devoto. Fue liberado en diciembre de 1983.

Franzen fue una de las que identificó al médico Mendoza como uno de los torturadores. Su hermana Teresa, quien también declaró ante el tribunal en esta jornada, fue detenida y también llevada al edificio de Buenos Aires y Santiago del Estero.

Franzen describió las horas posteriores a su secuestro, la macabra tortura que sufrió en manos de los policías y reconoció al ex médico Roque Mendoza. “La dictadura destruyó a mi familia, nos detuvieron a mi y a mis hermanos, a Luis lo asesinaron y pido justicia por eso sobre todo”.

Hoy será el turno de dar su testimonio de Juan Carlos Berent, Pacacio Lima, Segundo Báez, Eugenio Dominico, Ángel Fleitas, y Ricardo Cáceres. Por la tarde lo harán Mirta López y Benito Aguirre.

Las próximas fechas del juicio serán 16 y 17 y 23 y 24 de este mes.El juicio se inició el 21 de marzo y en el banquillo están Carlos Omar Herrero, Felipe Nicolás Giménez, Guillermo Roque Mendoza, Julio Argentino Amarilla y Carlos Alberto Pombo, todos integrantes de la cúpula de la policía de Misiones durante la dictadura militar. El tribunal está compuesto por los jueces subrogantes Rubén Quiñonez, Eduardo Ariel Belforte, de la Justicia federal de Formosa, y Norberto Rubén Giménez, de Resistencia, ya que los magistrados misioneros fueron recusados.

FOTOS DE LA JORNADA 10/4/12

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada